Encuéntranos en Google+.

Menu

domingo, 13 de julio de 2014

Nora

Comunión David

lunes, 19 de noviembre de 2012

MANDOS DE LA CAMARA – El Obturador.

El obturador de la cámara, nos controlara, el tiempo durante el cual es expuesto a la luz la película o el sensor de la cámara.
Nos va a controlar el tiempo que la luz está entrando en nuestro sensor o película de nuestra cámara. Este mando, en algunos modelos de réflex lo presentan con una rueda circular con los valores impresos en su parte superior y en otros modelos, casi todos los digitales, están integrados en el menú o a través de una rueda, mostrándonos los valores de forma digital.


¿Para qué nos va a servir tener en cuenta la velocidad de obturación?, ¿Qué utilidad práctica tiene? 
Bueno pues principalmente para representar movimiento o para congelar el movimiento. Hay en escenas que nos interesa tener una velocidad de obturación lenta (para representar el movimiento del sujeto; imaginemos una escena de una ciudad en la cual queremos que las personas salga difuminadas). En otras ocasiones sin embargo, nos interesará congelar el movimiento (Visualicemos una carrera de atletismo en la que queramos congelar a uno de los atletas, en este caso utilizaremos una velocidad alta, para conseguir nuestro objetivo).

Una velocidad lenta, también nos va a servir, en situaciones en las que no haya mucha luz, para poder capturar una mayor luz ambiente en la toma. Eso si, tendremos que tener mucho cuidado, puesto que cualquier pequeña vibración de la cámara podrá estropearnos la toma.


La escala velocidades de obturación que podemos encontrar básicamente sería:

La escala de los valores del obturador  va a depender de las prestaciones de muestra máquina. La mayoría de las maquinas, nos facilitan los valores en 1/3 de pasos, en lugar de pasos enteros.

El cambio de un valor a otro lo denominaremos “paso”, es decir, si tenemos el valor en la cámara de 1/125 y lo cambiamos a 1/250, habremos aumentado la velocidad de obturación en 1 paso.

La posición B – Buld, será una posición manual. Presionaremos el disparador de nuestra máquina y el obturador quedara abierto hasta que dejemos de presionarlo.


Con velocidades lentas, yo lo considero a partir de 1/15, creo que es muy recomendable la utilización del trípode, puesto que con estos parámetros, corremos el riesgo que salga toda la escena borrosa.

A partir de 1/60, debemos de tener un pulso firme, puesto que aunque podemos jugar con estos valores para intentar conseguir algo más de luminosidad (si disponemos de un objetivo poco luminoso) es cierto que si no disponemos de un buen pulso, correremos el riesgo de que cuando visualicemos la foto tranquilamente en casa, nos demos cuenta que la toma esta estropeada porque percibamos un leve movimiento en la misma.

Con valores de 1/ 125 y con más seguridad 1/250, tendremos más seguridad de obtener una toma fotográfica completamente congelada. También es cierto que para determinadas.

También es cierto que para determinadas situaciones deberemos elevar este valor para obtener una congelación absoluta de la instantánea.

Para poder tener un control absoluto de la cámara deberemos tener presente estos y otros parámetros de la cámara.